Siéntete la protagonista de tu aventura

Descubre tu belleza y diviértete sin complejos

¿Y si te dijese que hay una forma de que te diviertas en tu sesión de retrato?

¿Y si te dijese que además te van a encantar tus fotos?

En la fotografía de boda, normalmente se hace una pre boda para conocer a fondo a la pareja. Entonces ¿que se puede hacer en una sesión de estudio?

 

Podemos tomarnos un café, y hablar un rato. Déjame conocerte, que sepa como eres.

Una fotografía de retrato tiene que reflejar la naturaleza de la persona retratada. Cada cara, y cada personalidad exige una luz.

¿Averiguamos que te va bien a ti?

Me gustaría hacerme unas fotos de estudio

¿Cuantas veces lo has pensado?, pero tu misma te pones objeciones. Nunca quedo bien, no se como ponerme.

Todo el mundo piensa que no va a quedar bien, pero déjame decirte que eso, es porque no te reconoces en esos retratos, y por lo tanto te ves rara, no sientes que seas tú.

Piensas que vas a estar nerviosa delante de la cámara, que no eres una modelo, y que no vas a saber que hacer.

Un retrato debe hablar a la persona que lo mira, de la misma forma en que lo haría la persona retratada.

Tiene que tocar el alma de quien lo observa.

Tiene que percibir la naturaleza de la persona.

Cuando ves tu retrato, la sensación que debe transmitir es la de comodidad, la de reconocerte, la de sentirte tu mismo.