3097871310257900
 

          El motivo por el que dejar en manos de cualquiera
                                         tus fotos,                                             
                               es como poco temerario

Imagínate la siguiente situación:

Hace un mes que te has casado y estas esperando las fotos de tu boda con una ilusión muy parecida a la que tenías antes de casarte.

Te llama por fin el fotógrafo para entregártelas y no te gustan, ojo no digo que no estén bien hechas, digo que no te gustan. 

¿Quiénes son esas personas que salen en esas fotos y se parecen a nosotros pero no somos nosotros?

 

Ahora te das cuenta de que el encargado de atrapar y congelar tus recuerdos, no ha sabido encontrar los momentos verdaderamente importantes de tu boda y no me refiero al intercambio de anillos o al corte de la tarta, ni siquiera a la apertura del baile.

Me refiero a esas fotos que hacen que tú boda sea diferente de las otras. 

Esa lágrima de un padre curtido en mil guerras personales que en un momento se desmorona al ver a su niña toda de blanco.

Ese abrazo de tu marido con tu madre, que es tan importante porque es la señal de la bienvenida a la familia. O incluso algo tan inocente como los más pequeños jugando alrededor de las piernas de los más mayores.

Porque si de todo lo que estas leyendo aquí te debes quedar con algo, es con esto.

Todo el mundo hace entregas el día de la boda. Fíjate si será verdad que hasta le han puesto ese  nombre al intercambio de regalos, lo importante no es la foto formal de los novios con quien a recibido su regalo. Lo importante es el momento y la reacción de esa persona al recibirlo.

Y ese momento es tan efímero que hay que estar muy en contacto con las situaciones y los momentos de emotividad para poderlo captar.

No es tan importante el momento de los anillos, como las caras de emoción de tu familia y amigos cuando los estáis intercambiando.

No es tan importante que abráis el baile como lo que significa para tus padres verte bailar con esa persona que va a compartir contigo el resto de su vida.

Y esas cosas y no otras son las que hacen que tu boda sea única.

 

                                             

                                                       Ni mejor ni peor, solo vuestra 

 

Mira, quizás yo no entienda de muchas cosas, de hecho así es.

 

Pero de lo que si que entiendo es de comprender la personalidad de las parejas y gracias a mis años de experiencia y de estudio continuado puedo decirte que también tengo un sexto sentido para saber que es lo más importante para mis novios.

Pero es que además me gusta reunirme con vosotros para que me contéis que esperarais de vuestra boda y de mismo como fotógrafo.

Pensar que entre el fotógrafo y la pareja tiene que haber complicidad y entendimiento. ¿Por qué? 

Vamos a estar todo el día juntos, estaré a vuestro lado la mayor parte del tiempo, pero no quiero que esto os suene como una sentencia.

 

                                                                 

                                                                 Apenas os daréis cuenta 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muchas de mis parejas me dicen que odian las fotos. Otras que no son fotogénicas 

 

Te puedo decir que en mi vocabulario esa palabra no existe.

 

Normalmente cuando una persona no se gusta en una foto, es porque no se reconoce y eso nunca es culpa suya, ni mucho menos de como es. 

 

Es porque el fotógrafo no se ha molestado o no ha sabido ver como es esa persona y simplemente se ha limitado a aplicar una técnica.

 

¿ Y cómo puedo saber que tú eres el fotógrafo que yo necesito, o que tienes esa sensibilidad que dices que hay que tener?

 

Pues además de las reuniones, también te ofrezco realizar conmigo una sesión pre-boda.

 

Esta sesión estará incluida en el precio final, pero ojo, no son cromos, no te haré ningún descuento si no lo haces. Ni te lo cambiaré por otro servicio extra.

 

Lo que si te puedo decir, es que le perderás el miedo a la cámara, nuestra complicidad será mucho mayor y eso nos ayudará el día de vuestra boda.

Es posible que ahora mismo estés pensando, yo todo eso que me dices, ¿Cómo puedo saberlo? 

Bueno, llevo ocho años haciendo este trabajo y consiguiendo que las personas que confían en mi queden satisfechas

No te voy a engañar, no te conozco, no se si sois gente cojonuda, o si hay que temeros.

No intento cambiar el mundo, no intento embellecerlo a través de mi arte. Entiéndeme si que me gustaría poder transmitir algo.

Pero mis motivos para hacer lo que hago y esforzarme para hacerlo mejor cada día son

1º Por el dinero, no hago esto por amor al arte, me gusta ganar dinero.

2º Por el ego. Me encanta pensar que hay por ahí un montón de gente orgullosa de enseñar fotos        que yo les he hecho.

Una cosa de la que te quiero advertir, trabajo solo o sea una fecha, un trabajo, es decir si te lo piensas demasiado posiblemente la fecha ya esté cogida.

Otra cosa te digo, esta manera de trabajar que te ofrezco es solo para personas que tengan una personalidad bien definida y no se dejen deslumbrar por trabajos pensados para recibir aplausos de la comunidad de facebook.

Seas o no seas de esas personas te deseo lo mejor en tu boda. 

Puede que aún no te puedas creer lo que lees, o quizás estés pensando ¿Pero este tío quien es?

Bueno si quieres saber más de mi....